Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Actualidad

< Volver al listado
01 Abr
Producto

Plantar verduras de fuera en el Baix Llobregat

En el puesto, igual que en sus campos, Keyta Madi mezcla acelgas y pak choi, berenjena y okra, tomates y upa, hinojo y calabaza de peregrino, remolacha y judía larga, zanahorias y flor de hibiscus... Trabaja unos campos que tiene alquilados en el Baix Llobregat, repartidos entre Sant Feliu y Sant Boi, porque en esta comarca ya no quedan campos libres. Esto y la dificultad de conseguir un contrato de alquiler de los campos durante siete anos, que es el tiempo de producción continuada exigido para obtener el certificado de producto ecológico, hicieron que descartara producirlo al cien por cien después de dos años probándolo. A pesar de eso, continua siendo poco partidario de usar productos químicos, aunque reconoce que en algunos casos, como las berenjenas, hay que hacerlo si se quiere salvar la producción.

Originario de Mali, aunque lleva 18 años en Cataluña a donde llegó procedente de Francia, le gustaba trabajar la tierra y por eso, después de pasar un tiempo en un matadero en Girona, estuvo aprendiendo con un payés durante dos años. Una vez conseguidos sus propios campos, el paso siguiente fue venir a vender a la Boqueria, donde le podeis encontrar desde junio del año pasado. Es de los pocos de la zona que cultiva este tipo de productos y ha trabajado mucho para conseguir adaptar algunos al terreno, como la judía larga que, a causa del calor se muere en 15 dias y por eso es mejor plantarla en otoño, igual que el pak choi, que se espiga enseguida. También ha habido algunos otros que no lo ha conseguido, como el yakatú, una especie de tomate verde de origen africano, por culpa de una araña roja que se lo come.

Dice que tiene clientes fijos para productos como la ocra o la upa y que aunque la mayoría de sus clientes son asiáticos, también los hay catalanes que, una vez lo prueban, siempre repiten. Durante la conversación entre venta y venta, nos avisa que si tocamos las guindillas habaneras, no nos toquemos después nariz, ojos o boca sin lavarnos las manos, porque nos picarán mucho; nos explica que la hoja de hibiscus se come hervida y la flor, bebida, añadida al te, o que la okra se puede comer en tortilla, al vapor o guisada con carne y pescado. Y que es muy buena para los diabéticos –deben comer dos crudas al dia- además de tenir un efecto digestivo.

Si quereis probar nuevos productos y tener un poquito de conversación, le encontrais los martes, jueves y sábados en la plaza de las payesas.