Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Actualidad

< Volver al listado
02 Dic
Producto

Pollo de pata negra

También conocido como ‘gall negre’ o gallina penedesenca, és un pollo de raza penedesenca, autóctona catalana, de pluma y pata negras y piel blanca. De las pocas razas que infiltra la grasa de manera natural en la carne, es rico en proteinas, bajo en grasa y presenta un contenido elevado de ácidos grasos insaturados. A pesar de ser de carácter rústico que se adapta muy bien a la cria en libertad, su carne es tierna y jugosa.

En los años 50-60 del siglo pasado estuvo a punto de desaparecer porque se preferia el pollo de engorde –el que se encuentra mayoritariamente en los mostradores- que solo necesita un mes de cria, mientras que el ‘gall negre’ necesita cinco o seis. A principios de la década de los ochenta se empezó a recuperar la raza y quedó estructurada en cuatro variedades: ‘negre’ ‘aperdiuat’, ‘blat’ y ‘barrat’. De la primera se obtuvo una variante llamada ‘negra millorada’ que es la que recibió la IGP (Indicación Geográfica Protegida). La cria de estos animales se caracteriza por incluir ‘granet de raïm’ (semilla de uva) en la dieta y gallineros con parques exteriores para la salida de los animales durante todo el año.

Gracias a la recuperación de la cria, ahora se puede encontrar pollo de pata negra durante todo el año. De sabor intenso, es apto tanto para un estofado siguiendo la receta de la abuela como para la plancha, aunque este último caso represente cocinarlo por debajo de sus posibilidades gastronómicas.