Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar

Actualidad

< Volver al listado
09 Jul
Receta

Salmón con zanahorias lacadas y crema de pimientos rojos

Si te gusta el pescado, eres fan de comer sano y quieres mantener una dieta equilibrada, el salmón es un ingrediente que no puede faltar en tu cocina. El salmón es conocido por ser una excelente fuente de ácidos grasos omega-3, esenciales para la salud cardiovascular. ¡Pero eso no es todo! Es rico en proteínas de alta calidad, vitaminas del grupo B, vitamina D y minerales como el selenio y el potasio, que favorecen la salud cerebral y ocular.

Con la llegada del buen tiempo, nada mejor que reunirse con amigos y familiares para celebrar comidas y cenas al aire libre. ¿Y qué mejor que hacer una 'MAR-bacoa'? De la mano del Consejo de Productos del Mar de Noruega, acogimos una presentación con la chef Ada Parellada y la farmacéutica y nutricionista Amelia Platón, quienes presentaron platos creativos y saludables a base de salmón y bacalao noruegos.

Inspirados por esta iniciativa, hoy te traemos una receta: salmón con zanahorias lacadas y crema de pimientos rojos. ¿Estás listo para descubrir cómo preparar este plato espectacular? ¡Pues ponte el delantal y vamos a cocinar!

Ingredientes:

  • 4 supremas de salmón
  • 4 zanahorias
  • 100 g de soja
  • 200 g de miel
  • 100 ml de jugo de limón
  • 200 g de pimientos del piquillo
  • 50 g de aceite de oliva
  • Sal al gusto

Elaboración:

  • Pela las zanahorias y córtalas en bastones. Escáldalas en agua hirviendo durante tres minutos y luego refréscalas en agua fría para detener la cocción.
  • En una sartén, mezcla la soja, la miel y el jugo de limón. Añade las zanahorias escaldadas y cocina a fuego medio, untándolas con la mezcla hasta que la salsa se reduzca y las zanahorias queden lacadas.
  • Tritura los pimientos del piquillo junto con el aceite de oliva y un poco de sal hasta obtener una crema suave y homogénea.
  • Asa el salmón en una sartén caliente, comenzando por el lado de la piel. Cocina hasta que la piel esté crujiente y el interior del salmón esté tierno.
  • Sirve el salmón sobre una cama de zanahorias lacadas. Termina el plato con una generosa cucharada de crema de pimientos del piquillo sobre el salmón.

Si quieres descubrir más recetas, no dudes en visitar la página web de los Productos del Mar de Noruega.